Columpios y mecedoras.

 La vida es el paso entre un columpio y una mecedora.

Que manía tiene el ser humano de moverse hacia adelante y hacia atrás, como imitación de la propia vida.

De niños nos gusta columpiarnos, subir hacia el cielo, bajar hasta el suelo, ya de viejos nos mecemos para agitar suavemente el baúl de los recuerdos y así dejar que afloren los que han quedado en el fondo.

Yo que he sido siempre como los martinis de James Bond, agitado pero no revuelto, ya voy echándole el ojo a una buena mecedora en la que pasar cuentas a la vida para el balance final, espero que falte mucho, ya que deseo añadir nuevas hazañas a esta agitada vida.

Reflexión del día : Si no te mueves, te mueven.

image

Esta que tengo es ideal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s