Casi siempre… casi nada.

Con los ojos como platos, mirando un techo que se niega a cambiar de color, susurrando palabras que me escucho decir muy flojito.

Notando las presencias de lo ausente, buscando algo de energía aunque sea prestada, volviendo la mirada hacia dentro, topándose con la barrera de los recuerdos.

Noche de sábado, preludio de nada, final de nada, justo entre dos nadas estoy instalado.

Max se mueve en su cuarto, oigo el ruido de su cama, el vive, sueña y yo vigilo que nada malo se cuele en sus sueños….. yo simplemente vigilo

Reflexión del día : El guardián siempre esta alerta.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s