El metro.

Mientras ves que la luz roja se enciende anunciando la próxima parada……te colocas los auriculares y conviertes un momento aburrido en una oportunidad de goce.

Viajar en metro supone un montón de renuncias, no hay paisaje que ver, solo hay tiempo que consumir……. solo el sonido te salva de ti.

En las horas punta las personas están demasiado cerca, invadiendo el espacio de los demás, por eso es importante ingresar en la dimensión sonora, te hace sentir a salvo.

En el metro todo el mundo se aisla, hablo de los que viajan solos, y los que van apañados  se soportan durante el trayecto, es un medio hostil, el ser humano se siente mal bajo tierra, el metro traslada, no hay ninguno de los placeres que produce viajar, no hay ventana por la que mirar.

Reflexión del día: Nuevos tiempos nuevos talentos.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s